Categoría ‘ Crisis

Es el momento para el emprendedor hacer valer sus cualidades para aportar su contribución a la salida de la crisis. En estos tiempos dificiles, el trabajador solo puede sufrir las consecuencias de la crisis, adaptarse a ella y esperar que todo vuelva a la normalidad.

Omitiendo las acciones que pueda hacer el gobierno, quien tiene la palabra es el empresario. Es el empresario quien debe hacer su trabajo, creando empresas, creando puestos de trabajo, buscando nuevas lineas de negocios y haciendo lo necesario para evitar despidos.

La falta de liquidez en el mercado tambien puede ser solucionado por el empresario, ya que de nuevo no es el trabajador quien debe sacar sus ahorros y gastar en tiempo de crisis, ya que es su única seguridad si la empresa le falla. Sin embargo el empresario debe gastar el dinero en inversiones y desarollo, y es su rôl de asumir estos riesgos. Actuando de esta forma conseguimos que el dinero invertido sirva a otras empresas para que a su vez realize inversiones, … en definitiva que corra el dinero y haya liquidez en el mercado, señales de inicio de recuperación y de confianza. He de notar que el requisito para que el empresario pueda invertir es que los bancos o las instituciones tomen tambien su parte de riesgo prestando el dinero. Esto puede hacerse mediante la línea ICO. Por lo tanto hasta que la concesión de créditos no vuelva a la normalidad, todo seguirá bloqueado.

Ayer se celebraba el G20 donde una de las medidas más destacadas ha sido de publicar la lista de los llamados paraisos fiscales y acabar con ellos. Los paraisos fiscales son generalmente pequeños paises o territorios donde no existen los impuestos para las empresas no residentes. En muchos casos se registran más empresas que habitantes con una proliferación de bancos y instituciones financieras.

Puedes crear tu empresa en uno de los 73 paraisos fiscales que existen en el mundo y vender tus productos aquí en España, evitando así pagar impuestos y lucrarse aún más, teniendo en cuenta que cada euro de impuestos que no pagues, es un euro que de una forma u otra lo pagará otro. Procediendo de esta manera se calcula que son más de 11 trillones de euros se evaden en los paraisos fiscales, siendo una verdadera lacra para la economía mundial, y afortunadamente así lo han entendidos los principales dirigentes mundiales. Eradicando los paraisos fiscales, el hambre en el mundo podría reducirse a la mitad y salvar a parte de los 6 millones de niños que mueren cada año de hambre.

Es de desear que la cumbre del G20 sea el inicio para reformar el sistema capitalista, que aunque goze de buena salud, tiene que ser hoy reformado, con el fin de establecer un equilibrio económico a nivel mundial.