Islandia está al borde del precipicio. Los tres principales bancos del país han sido nacionalizados parcialmente para salvarse de la bancarrota. En comparación, es como si Caja Madrid, La Caixa y CajaSol cerraran sus puertas.

Sólo hoy, 500 empleados de bancos han sido despedidos, una gran cantidad teniendo en cuenta que sólamente hay 300 000 habitantes. La situación es tal que la gente se está precipitando para retirar sus ahorros de los bancos, lo que acelerará aún más la situación caótica de los bancos.

Se ha llegado a tal punto, que ayer la Autoridad de Supervisión Financiera de Islandia suspendió las operaciones bursatiles! Pero como todo en esta crisis, lo que afecta a un país afecta a otros, en este caso a más de 300 000 ingleses que depositaron sus ahorros en bancos islandeses.