Cuando escuchamos debates sobre canon digital, ley sinde y estadisticas que dicen que desde el 2000, cada año es peor que el anterior en cuanto a compra de música, está claro que el negocio musical está tomando un giro, un cambio de camino que encuentra sus origines en Internet.

El modelo de negocio de la música está cambiando, mejor dicho está evolucionando gracias a las nuevas técnologias y a Internet, sin embargo, una minoria cree que se debe frenar este cambio, y que de esta forma volvera a remontar; piensa que no debe producirse y poner limites en ellos a través de leyes, porque a la industria musical no le gusta tener que cambiar el modelo de negocio,  se estaba comodo y se ganaba mucho antes. Lo que no ve esa minoria, es la magnifica oportunidad que les puede ofrecer Internet en ese cambio de modelo.

Y para ello me tomo como ejemplo: En los ultimos 10 años, he comprado apenas unos cd, soy de los que no suelen comprar discos por una parte porque me aburre escuchar los mismos cd siempre, y por otra supone un gasto que no quiero dedicar a esa compra. Pero gracias a Internet y a ese cambio de modelo de negocio, escucho cada vez más música, y cada vez más estoy dispuesto a pagar por ello. ¿Porqué? Porque existen iniciativas como spotify que permiten escuchar música al isntante,  entre los 10 millones de canciones que dispone su repertorio. Sin necesidad de descarga ni y con acceso libre a ello.  De la misma forma existe Grooveshark que va más alla puesto que permite subir una canción si esta no está disponible en su base de datos, aunque con 7 millones de canciones disponible en total.

No es ilegal escuchar música a través de spotify ya que tiene acuerdo con varias discográficas. El  modelo de negocio es el denominado Freemium, que permite acceder a la aplicación básica gratuita, y ampliar las prestaciones mediante pago. Este es el modelo de negocio que funciona hoy en día en Internet y que a mostrado sus frutos con la música. Spotify es ahora un modelo de negocio sostenible que ha aumentado un 87% la venta digital en 2010. Todo esto frente a unos pocos que no quieren participar en este avance e intentan poner travas para seguir cobrando comodamente en un modelo ya obsoleto.

Es gracias a Internet que  me interesa ahora la música, que recomiendo canciones y que  estoy dispuesto a pagar por servicios avanzados. Es gracias a este interes que comparte millones de internautas, que se estan batiendo record de ventas a traves de iTunes, y donde más de un millón de persona está pagando por el servicio premium de Spotify. La gente está dispuesta a pagar por música, sí, pero no de cualquier modo. Se acabaron las compras de cd, incluso la descarga está desapareciendo, es tiempo de escuchar a traves de Spotify una canción que acabas de oir en la radio y localizado  gracias a Shazam, para luego syncronizarla con tu smartphone para la reproducción offline sea en la calle o en el bluetooth del coche. Cuando desaparezcan los lobbies del sector y esta minoria entienda que el cambio de modelo puede beneficiarles si participan a este cambio inevitable que se está produciendo, entonces se eleminaran las barreras y prohibiciones que estan intentando imponer… en vano.